Homenaje a la

Arq. Delfina Gálvez Bunge

75° Casa sobre el Arroyo

En el marco de la Celebración Conjunta del Día Mundial de la Arquitectura 2020 de HabitArq – Evento, realizamos un sentido homenaje a la arquitecta argentina Delfina María Teresa Gálvez Bunge de Williams. Agradecemos los valiosos aportes de materiales que aquí se presentan acerca de su vida y obra.

Delfina

Por Claudio Williams

Cuando se habla de Delfina Gálvez de Williams, se habla de ella como arquitecta y también como escritora, estudiosa sin límites, políglota, traductora. También como esposa de Amancio Williams, madre de sus ocho hijos. “        

  “…todo eso que ella fue, lo fue por su inmensa capacidad intelectual, por su enorme posibilidad de asimilar conocimientos y de memorizarlos para siempre. Y además por su capacidad de transmitir generosamente esos conocimientos y de compartirlos también con personas de gran valía intelectual.”

“… Delfina produjo cosas tales como la traducción de la Carta de Atenas, de Le Corbusier. Tuvo también una valiosa intervención en los años en que perduró la versión española de L’architecture d’aujourd’hui. Si bien no realizó las traducciones, se ocupó de su corrección y del diseño, en directa conexión con Andre Bloc, su director. La abundante correspondencia entre Amancio y Bloc muestra la intervención de Delfina, que además de hacer las traducciones participaba en toda esta gestión…”

“Hoy se habla mucho de “invisibilidad”. Y son varios los que sostienen que Delfina fue “invisibilizada”, sin decir claramente por quien o por quienes. Está claro que si alguien pudo haberla “invisibilizado”, ese habría sido Amancio. Nada más lejos de la realidad. Delfina no fue “invisibilizada” ni por Amancio ni por nadie. Era tal la fuerza y la influencia de Delfina que no necesitaba ser “visibilizada”. Ella se encaramaba en su lugar y tenía su propio pedestal. Siempre tuvo clarísimo cual había sido su rol en la producción de Amancio y no pretendió más de lo que le correspondía, que ya era muchísimo.”

“…Fue una mujer extraordinaria, inmensamente cultivada, de una memoria prodigiosa y que, entre muchas otras cosas, fue principalmente la esposa y colaboradora de Amancio Williams y madre de nosotros ocho.

Claudio Williams

Buenos Aires, 2020

Por Pablo Williams

Estudiantes de Arquitectura en Buenos Aires. Delfina, tercera persona desde la derecha en la primera fila sentados. 

En esa oportunidad había solo
entonces 6 mujeres en la carrera

 

Delfina, Arquitecta

Delfina con su hija Verónica y sus padres, los escritores Manuel Gálvez y Delfina Bunge, en la casa sobre el Arroyo en construcción.

En Mar del Plata con sus dos primeras hijas en la playa: Verónica e Inés.

Por Graciela Di Iorio

Mis respetos a Delfina Gálvez de Williams,una mujer que trasciende el tiempo  

Conocí a Delfina Gálvez de Williams en  noviembre de 2005, cuando fue nombrada Visitante Ilustre de Mar del Plata por parte del Honorable Concejo Deliberante de Gral. Pueyrredon.

Tuvimos el gusto de invitarla a nuestra ciudad desde la Biblioteca Central de la Universidad Nacional de Mar del Plata para presentar su libro “Cuentos Creíbles” publicado ese mismo año.

Debo  decir que conocerla en persona causó en mí un gran impacto e inmediata admiración. Encontré en ella un ejemplo de suavidad para expresar su firmeza ciclópea, de sensibilidad para atrapar sutilezas del corazón humano y contarlas con frescura, una gran inteligencia, agudeza. Mucha, muchísima generosidad. Su casi picardía era mansa,  sin concesiones, pero se expresaba con benevolencia, con una forma respetuosa.

Volví a encontrarla en su casa, en agosto de 2013, con sus 100 años cumplidos, donde tuvo la cortesía de recibirnos gracias a la gestión de su hijo, Claudio Williams. La visitamos con Francisco Fasano  quien logró una maravillosa entrevista para su programa de arquitectura “Teleproyecto”. Ese día el privilegio fue para nosotros porque nos permitió asomarnos a su vida. Allí estaba, preciosa, con sus perlas, elegante, lúcida, divertida e increíblemente memoriosa.

Allí pudimos ver su pasión por el estudio, su carrera académica vertiginosa en la década de 1930 en que no tantas mujeres accedían a estudios técnicos como la arquitectura, con tanta solvencia.

Con respecto a la Casa sobre el Arroyo, con suma sencillez, ella se atribuía la decoración de los interiores. Luego en la charla, fue mencionando su participación en el estudio del terreno, la realización de una maqueta con cada uno de los árboles existentes y el desarrollo de la idea de no derribar ningún árbol, lo que finalmente se concretó talando un solo ejemplar en todo el parque.

También tuvo espacio para una referencia cariñosa a Alberto Williams y a su hijo Mario, el hermano de Amancio que no estaba convencido de la arquitectura moderna y deseaba un proyecto pintoresquista para su vivienda en un terreno vecino a la Casa sobre el Arroyo. Los recuerdos de familia, los veranos en Mar del Plata.

Su memoria sobre datos técnicos de la Casa sobre el Arroyo es sorprendente. Como el desarrollo estuvo enmarcado en el período de posguerra, explica las decisiones de diseño que debieron afrontar ante la disponibilidad de materiales de ese momento. Por caso,  la  participación de  Walter Loos en la factura de mobiliario como la reproducción de  la silla Le Corbusier, confeccionada en Argentina de acuerdo a planos originales.

Asimismo Delfina recordaba su autoría de muchas de las cartas en francés e inglés entre Amancio y le Corbusier, quienes desarrollaron una cálida amistad.

Contaba sobre Emilio Ambasz, “alumno del estudio a quien recibía continuamente a almorzar…” lo que da cuenta de la generosidad maternal de esta mujer extraordinaria, que siendo arquitecta en actividad pudo criar a sus ocho hijos, y cuidar amigos y contener a tantos.

Sobre el éxito y reconocimiento que se ha dispensado a Amancio, no oculta su orgullo, ni su tierna admiración. Y propone a los jóvenes que piensen en los valores eternos.

Cómo no rendir nuestro corazón en un respeto emocionado. En esa última entrevista Delfina nos contaba que en sus proyectos estaba editar un libro con sus recetas de cocina… ¡Cuánto para aprender, inspirarse y agradecer! Una mujer que trasciende el tiempo y crece cada día desde su silenciosa contundencia.

Arq. Graciela Di Iorio

Mar del Plata, 2020

Monumento a su padre, Manuel Gálvez Balugera

La Ley Nacional 22895 de Monumentos Conmemorativos autorizó a la Municipalidad de Buenos Aires a emplazar un monumento al escritor argentino Don Manuel Gálvez en el solar de la plaza Vicente López cercano a la intersección de las calles Arenales y Paraná del barrio de la Recoleta. El busto fue realizado en bronce por el artista plástico italiano radicado en Argentina, Blas Santiago Gurrieri, y fue emplazado en 1989. 

Enlaces

Casamiento de Delfina y Amancio, Buenos Aires, 1941

Entrevista de Teleproyecto a Delfina al celebrar sus 100 años (2013)  

Disponible en forma gratuita en el canal de Francisco Fasano Producciones en YouTube.

Reportaje a Delfina en sus 100 años

Artículo sobre Delfina

100 Arquitectas en Wikipedia (pdf)

Genealogía de Delfina

Delfina en Wikipedia

Su padre, Manuel Gálvez Balugera - Wikipedia

Su madre, Delfina Bunge Arteaga - Wikipedia

Artículo sobre Delfina Bunge Arteaga

Biografía de Delfina Bunge Arteaga

Importante

Este espacio está destinado exclusivamente a la Arq. Delfina Gálvez Bunge y quedará abierto para seguir reuniendo materiales significativos acerca de ella.

Contacto

WhatsApp: (+54 9)11 3237 0354

Email: info@habitarq.com.ar

Maipú 359, 2° 30

Código Postal: 1006 ACA

Ciudad de Buenos Aires

Argentina

Mostrar Botones
Esconder Botones